Su seña más visible es la muralla, uno de los recintos amurallado mejor conservado del mundo. Esencialmente medieval, cuenta con un perímetro de 2.516 metros, 87 torreones o cubos, 9 puertas y 2 porteras y 2.500 merlones. Su función a lo largo de los siglos ha sido siempre la misma: la defensa de la ciudad, especialmente durante la ocupación francesa (1809-1812) y las guerras carlistas (1836-1840). A pesar de varias reformas y restauraciones acometidas, hoy en día, esta muralla guarda el mismo o parecido esplendor de sus mejores épocas. No obstante, no es sólo su muralla la que da vida y sentido a la ciudad, simplemente es el envoltorio de una caja llena de sorpresas.


Tras sus nueve puertas, se esconde una ciudad donde confluyen el patrimonio, la historia y el arte, la gastronomía, la fiesta y la mística, la cultura y la naturaleza. Declarada Patrimonio Mundial e integrada en la Red de Juderías,  atesora palacios, templos, conventos y residencias configuran el rico patrimonio artístico de la ciudad, fruto de un enriquecedor pasado histórico protagonizado por las culturas que en ella convivieron.

El contaste entre las diferentes culturas que convivieron en la ciudad se puede observar en sus construcciones. Entre sus calles, destaca la catedral, declarada Monumento Nacional en 1949 y considerada la primera catedral gótica de España. Una vez dentro, su aspecto impone aún mucho más en el visitante.

cathedral-573069_960_720

De gótico al románico más característico representado en la Basílica de San Vicente. Se trata de un  ejemplo único del románico hispano y es el primer edificio español restaurado de acuerdo a criterios historicistas.

Por otro lado, el monasterio dominico de Santo Tomás es quizás una de las construcciones abulenses que más ha sufrido en los envites de la historia. Fue saqueado durante la invasión francesa, abandonado tras la desamortización de Mendizábal y afectado por incendios en 1699 y 1936.

La huella de Santa Teresa

Si hay un personaje glorioso en la historia de Ávila, ese es el de Santa Teresa de Jesús, una mujer que consiguió cambiar su mundo más cercano desde un terreno espiritual y moral. Si hacemos un recorrido teresiano iremos del gótico al renacimiento, del manierismo al barroco a través de la vida y obra de nuestra Santa más universal que vivió a caballo entre dos épocas.

El 28 de marzo se cumplieron 500 años de su nacimiento y durante 2015, Ávila, además de otras ciudades, conmemora la labor de una mujer adelantada a su época.

Bajo el lema ‘Para Vos Nací’, las murallas de Ávila se abren para acoger a todos aquellos peregrinos y turistas que quieran conocer más de cerca la vida y obra de Santa Teresa de Jesús en la celebración de este V Centenario. La iglesia y el convento de Santa Teresa, levantada sobre su casa natal; el convento de la Encarnación y el de San José; la iglesia de San Bautista; el palacio de Núñez o el mirador de los Cuatro Postes forman parte de un recorrido dentro de la ciudad de Ávila que sigue las huellas de Santa Teresa.

Además de los diferentes actos religiosos que se desarrollarán, también destacan exposiciones y muestras como las Edades del Hombre que, bajo el título ‘Teresa de Jesús, Maestra de oración’, se desarrollará en Ávila y Alba de Tormes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s